La viceministra de Seguridad Julissa Villanueva, enfatizó que no hubo una intención de las autoridades en hacer daño a los aspirantes a oficiales auxiliares cuando en el inicio del curso fallecieron tres personas y más de una decena fueron hospitalizados, sin embargo, pudo existir un proceso de preevaluación no satisfactorio.

Un posible sabotaje motivado por cambios en la Secretaría de Seguridad y Policía Nacional se encuentra entre los factores a considerar sobre el origen de los hechos ocurridos en la Academia Nacional de Policía (Anapo), según la viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva.

«Estamos luchando contra la trata, delincuencia, impunidad, no nos tiembla para capturar a quien sea… (sobre el sabotaje) es una situación que hay que tocarla», dijo la viceministra de seguridad.

Dicho planteamiento fue aceptado por el general de Policía en condición de retiro, Leandro Osorio, quien aseguró que esto «no se descarta».

Villanueva enfatizó que no hubo una intención de las autoridades en hacer daño a los aspirantes a oficiales auxiliares cuando en el inicio del curso fallecieron tres personas y más de una decena fueron hospitalizados, sin embargo, pudo existir un proceso de preevaluación no satisfactorio.

«Hay que volver a revisar esos protocolos de ahora en adelante. También (pudo haber) un acto inadecuado para hacer un ejercicio para el cual no estaban preparados», prosiguió enumerando la funcionaria.

Asimismo, planteó que las instalaciones de la Anapo, en el municipio de La Paz, pudieron no estar acondicionadas para recibir a 500 candidatos, esto en referencia al hacinamiento y falta de agua.

Por otra parte, sugirió que existió «una contaminación del agua y alimentos», pero aún se pregunta que, si la intoxicación se dio por «el pescado, lechuga; cómo los cocieron o ellos venían contaminados, no se lavaron; en fin, pasan muchas cosas».

¿Qué viene ahora?

La viceministra anticipó que para esclarecer los hechos existen desafíos que inician con llevar a cabo una investigación científica apegada al respeto de los derechos humanos.

También la «determinación si existió o no dolo institucional o sabotaje por los cambios estructurales y resultados obtenidos por las Secretaría de Seguridad».

Seguidamente la individualización de la responsabilidad de los instructores y personal encargado del curso, esto en caso de encontrarse culpables.

Finalmente, la reestructuración de los protocolos de ingreso y formación de los aspirantes a oficiales de policía que llegan a la Anapo.

Sintomatología de las víctimas

El pasado 11 de septiembre se llevó a cabo la bienvenida al curso de la Anapo, donde presuntamente minutos después de iniciar con el ejercicio de correr cargando sus maletas, al menos 46 candidatos resultaron afectados y tres de estos murieron.

En tal sentido, Villanueva informó que el primer deceso fue confirmado 30 minutos después de haber iniciado con las actividades físicas.

Al respecto, la funcionaria señaló que los exámenes hechos al ahora occiso, identificado como Jairo Martínez, descartaron traumas externos y quemaduras por gas, al contrario, se maneja como una muerte súbita cardiaca.

Siete horas después, murió Ronald Coello, quien entre los síntomas de interés presentó un cuadro convulsivo (16 episodios), pérdida de conciencia, fiebre, presión arterial y frecuencia cardiaca fuera del rango normal.

Además, tuvo edema y hemorragia pulmonar, falla renal y hepática, rabdomiólisis y diarrea, esta última adjudicada a «intoxicación alimentaria».

Posteriormente, el 19 de septiembre perdió la vida Kevin Mejía, por una falla renal y hepática.

Igualmente, entre su patología de interés se encontró «un síndrome gastroentérico agudo por intoxicación alimentaria y síndrome de rabdomiólisis».

Tras el análisis de lo anterior, Villanueva considera que el causante de los decesos puede estar relacionado al exceso de fuerza de trabajo o una contaminación alimentaria, sustentado con que entre 10 y 16 aspirantes presentaron dolor muscular o gastroenteritis.

La viceministra informó que a la fecha 18 de las personas afectadas siguen hospitalizados, incluyendo 1 en condición grave.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook posts

[custom-facebook-feed]
El Canal de Nuestra Identidad

EL CANAL DE NUESTRA IDENTIDAD

Somos una Compañía Televisora, que inició sus transmisiones el 12 de Marzo del año 2004,en la ciudad de El Progreso, en el departamento de Yoro, Honduras.

Su fundador y Gerente General el empresario Juan Antonio Bendeck junto a su familia, al ver la respuesta positiva y el apoyo recibido por parte de los pobladores de aquella ciudad, deciden ampliar su proyecto y logran que en el mes de Mayo del mismo año, la empresa estatal CONATEL, les otorgue la Licencia formal para operar el Canal 48 con señal de televisión abierta y con una cobertura mayor para la región del Valle de Sula.