la cantante estadounidense Taylor Swift, de 32 años, ha recibido un doctorado honoris causa en Bellas Artes otorgado por la Universidad de Nueva York. Un prestigioso reconocimiento con el que el centro educativo ha querido homenajear la brillante trayectoria musical de la artista, quien acumula un total de once Premios Grammy (y 42 nominaciones). La intérprete ha acudido a la ceremonia de graduación, que ha tenido lugar en el estadio de los Yankees, ubicado en el barrio neoyorkino del Bronx, vestida con un birrete y una túnica morada.

“La última vez que estuve en un estadio de este tamaño, estaba bailando con tacones y usando unos leotardos brillantes. Este atuendo es mucho más cómodo”. Así arrancaba la cantante un discurso de 20 minutos en el que ha contado anécdotas personales y sobre su carrera. “A todos los padres, familiares, mentores, maestros, aliados, amigos y seres queridos aquí presentes que han apoyado a estos estudiantes… dejadme deciros: bienvenidos a Nueva York [en referencia a una de sus canciones, Welcome To New York]. Os ha estado esperando”.

La cantante prosiguió, dando un motivador discurso dirigido a los estudiantes. “La vida puede ser difícil, especialmente si tratáis de cargar con todo a la vez. Parte de crecer y pasar a nuevos capítulos de la vida se trata de dejar ir. Decidid quién queréis ser y alejad todo lo negativo. Tengo una buena y una mala noticia: la vida es algo que depende totalmente de vosotros”.

Swift también reflexionó sobre su ascenso a la fama y recordó las advertencias que recibió durante el camino. “Me convertí en una joven adulta mientras recibía el mensaje de que si no cometía ningún error, todos los niños de Estados Unidos crecerían para ser ángeles perfectos. Sin embargo, si tenía un desliz, toda la tierra se saldría de su eje y sería completamente mi culpa e iría a la cárcel de estrellas del pop por siempre jamás”.

La cantante aconsejó a los graduados que no tuvieran miedo a seguir sus “instintos” y aseguró que cometer errores es inevitable. “A veces os equivocaréis. Yo también lo haré. Y cuando lo haga, lo más probable es que lo leas en Internet”, bromeó. “Nos pasarán cosas difíciles. Nos recuperaremos. Aprenderemos de ello. Seremos más resilientes gracias a ello”. Por último, la intérprete concluyó su discurso haciendo un guiño a su exitosa canción 22. “Espero que sepáis lo orgullosa que estoy de compartir este día con vosotros. Estamos haciendo esto juntos. Así que sigamos bailando como si fuéramos… la clase de 2022″.

La artista ha reconocido a través de su cuenta de Instagram que era la primera vez que se ponía un birrete y una toga, y ha compartido un vídeo en el que aparece preparándose para la ceremonia de graduación. El clip finaliza con la cantante posando frente a una pancarta, junto a una jaula llena de libros, mientras su padre le toma fotos.

El pasado mes de marzo, la Universidad de Nueva York anunciaba a través de un comunicado que Swift recibiría el título honorífico, refiriéndose a la cantante como “una de las artistas más prolíficas y célebres de su generación” y nombrando algunos de los logros de su carrera, incluido el hecho de que es la primera artista femenina en ganar el Grammy al Álbum del año en tres ocasiones.

Recibir un doctorado honorífico era algo que Swift deseaba desde hacía mucho tiempo. En una entrevista para la edición estadounidense de Vogue en 2016, en la que la cantante respondía una larga lista de preguntas para la cabecera, se le pidió que nombrara una meta que quería lograr durante su carrera. “Realmente quiero un doctorado honoris causa, porque Ed Sheeran tiene uno, y siento que ahora me menosprecia porque no tengo uno”, respondió, refiriéndose al reconocimiento que recibió el también cantante y amigo de la artista en 2015 por la Universidad de Suffolk, en Reino Unido.

Además de otorgarle el título honorífico, la Universidad de Nueva York lanzó a principios de año un curso sobre la intérprete en su instituto Clive Davis, especializado en enseñanzas relacionadas con la industria musical. Impartido por la periodista de la revista Rolling Stone Brittany Spanos, el curso aborda la trayectoria de la intérprete y su influencia tanto en la sociedad como en otros artistas actuales como Olivia Rodrigo o Billie Eilish. “Espero que los estudiantes aprendan a apreciar ese tipo de composición y la escuchen y la entiendan más allá de la forma en la que el público la ha moldeado”, dijo la periodista en el medio estadounidense  NYU Local.

Catalina Torres Gámez

Ver todos los posts

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook posts

[custom-facebook-feed]
El Canal de Nuestra Identidad

EL CANAL DE NUESTRA IDENTIDAD

Somos una Compañía Televisora, que inició sus transmisiones el 12 de Marzo del año 2004,en la ciudad de El Progreso, en el departamento de Yoro, Honduras.

Su fundador y Gerente General el empresario Juan Antonio Bendeck junto a su familia, al ver la respuesta positiva y el apoyo recibido por parte de los pobladores de aquella ciudad, deciden ampliar su proyecto y logran que en el mes de Mayo del mismo año, la empresa estatal CONATEL, les otorgue la Licencia formal para operar el Canal 48 con señal de televisión abierta y con una cobertura mayor para la región del Valle de Sula.