Pido perdón, en particular, por el modo en que muchos miembros de la Iglesia cooperaron en los proyectos de destrucción cultural y de asimilación forzosa de los Gobiernos”, afirmó.

El papa Francisco pidió este lunes perdón por el papel de la Iglesia Católica en la “catastrófica” política de escuelas residenciales indígenas, asegurando que obligar a los pueblos nativos a integrarse en la sociedad cristiana destruyó sus culturas, rompió las familias y marginó a generaciones de maneras que hoy todavía se resienten.

“Lo siento”, entonó Francisco, entre aplausos de sobrevivientes de esas escuelas y miembros de la comunidad indígena reunidos en un antiguo internado situado al sur de Edmonton, en la provincia de Alberta, en el primer evento de la “peregrinación penitencial” que realizará el pontífice durante una semana por Canadá.

“Pido humildemente perdón por el mal cometido por tantos cristianos contra los pueblos indígenas”, dijo Francisco cerca del emplazamiento del antiguo internado indio Ermineskin, ahora derribado en su mayor parte.

Antes del histórico perdón, Francisco se había desplazado a las tierras de cuatro naciones Cree para rezar en un cementerio.

Sus palabras fueron más allá de su anterior disculpa por los “deplorables” actos de los misioneros, y asumió la responsabilidad por la cooperación institucional de la Iglesia con la “catastrófica” política de asimilación, que según la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá equivalía a un “genocidio cultural”.

 

 

 

 

 

Más de 150,000 niños nativos de Canadá fueron obligados a asistir a escuelas cristianas financiadas por el Estado desde el siglo XIX hasta la década de 1970, en un esfuerzo por aislarlos de sus hogares y su cultura, y cristianizarlos.

El Gobierno canadiense ha admitido que los abusos físicos y sexuales eran frecuentes en las escuelas, y que los alumnos eran golpeados por hablar en su lengua materna. El legado de esos abusos y el aislamiento de las familias han sido citados por los líderes indígenas como una de las causas principales de las tasas epidémicas de adicción al alcohol y a las drogas que existen actualmente en las reservas canadienses.

El descubrimiento de cientos de posibles tumbas en antiguas escuelas durante el último año atrajo la atención internacional sobre el legado de las escuelas en Canadá y Estados Unidos.

Esto llevó a Francisco a cumplir con el llamamiento de la Comisión de la Verdad para pedir disculpas en suelo canadiense por el papel de la Iglesia católica; las órdenes religiosas católicas gestionaron 66 de las 139 escuelas en Canadá.

Muchos de los asistentes al acto del lunes llevaban trajes tradicionales, como faldas de cintas de colores y chalecos con motivos nativos. Otros vestían camisas naranjas, que se han convertido en un símbolo de los sobrevivientes de los internados, recordando la historia de una mujer cuya camisa naranja favorita, un regalo de su abuela, fue confiscada al llegar a la escuela y sustituida por un uniforme.

A pesar de la solemnidad del acto, el ambiente parecía por momentos alegre. Los jefes indígenas entraron en el recinto al ritmo de un hipnótico tambor, los ancianos bailaron y la multitud vitoreó y coreó canciones de guerra, de victoria y, finalmente, un tema sobre sanación.

Uno de los anfitriones del acto, el jefe Randy Ermineskin, de la Nación Cree Ermineskin, dijo que miembros de su comunidad habían optado por no asistir, y que eso era comprensible. Pero señaló que era un día histórico e importante para su pueblo.

 

 

 

 

 

“Los miembros de mi difunta familia ya no están aquí con nosotros, mis padres fueron al internado, yo fui al internado», dijo a la agencia The Associated Press mientras esperaba la llegada de Francisco. «Sé que están conmigo, están escuchando, están observando”, agregó.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que el año pasado pidió disculpas por la “política gubernamental increíblemente perjudicial” en la organización del sistema de internados, también asistió junto con el gobernador general y otros funcionarios.

En el marco de un acuerdo judicial en el que participaron el Gobierno, las iglesias y unos 90,000 sobrevivientes, Canadá pagó miles de millones de dólares en reparaciones que fueron transferidos a las comunidades indígenas. La Iglesia Católica canadiense afirma que sus diócesis y órdenes religiosas han aportado más de 50 millones de dólares en efectivo y en especies, y espera añadir otros 30 millones más en los próximos cinco años.

Aunque el Papa reconoció la culpa institucional, también dejó claro que los misioneros católicos se limitaron a cooperar con la política gubernamental de asimilación y a aplicarla, lo que calificó de “mentalidad colonizadora de las potencias”.

“Pido perdón, en particular, por el modo en que muchos miembros de la Iglesia y de las comunidades religiosas cooperaron, también con su indiferencia, en los proyectos de destrucción cultural y de asimilación forzosa promovidos por los Gobiernos de entonces, que culminaron en el sistema de internados”, dijo.

El viaje de una semana de Francisco —en el que visitará Edmonton; la ciudad de Quebec y finalmente la localidad de Iqaluit, en la provincia de Nunavut, en el norte de Canadá— se realiza luego de reuniones que sostuvo en el Vaticano a principios de año con delegaciones de las Naciones Originarias, los metis y los inuit.

Dichas entrevistas culminaron con una histórica disculpa el 1 de abril por los “deplorables” abusos cometidos por algunos misioneros católicos en los internados

Catalina Torres Gámez

Ver todos los posts

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook posts

[custom-facebook-feed]
El Canal de Nuestra Identidad

EL CANAL DE NUESTRA IDENTIDAD

Somos una Compañía Televisora, que inició sus transmisiones el 12 de Marzo del año 2004,en la ciudad de El Progreso, en el departamento de Yoro, Honduras.

Su fundador y Gerente General el empresario Juan Antonio Bendeck junto a su familia, al ver la respuesta positiva y el apoyo recibido por parte de los pobladores de aquella ciudad, deciden ampliar su proyecto y logran que en el mes de Mayo del mismo año, la empresa estatal CONATEL, les otorgue la Licencia formal para operar el Canal 48 con señal de televisión abierta y con una cobertura mayor para la región del Valle de Sula.