A menos de un mes del comienzo de la campaña de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19, Israel está observando signos de impacto en las elevadas tasas de infección y enfermedad grave en el país, alimentadas por la variante Delta, de rápida propagación, según afirman funcionarios y científicos.

Delta llegó a Israel en junio, justo cuando el país empezaba a cosechar los beneficios de uno de los despliegues de vacunas más rápidos del mundo.

Con una economía abierta y la supresión de la mayoría de las restricciones, Israel pasó de un número de infecciones diarias de un solo dígito y cero muertes a unos 7.500 casos diarios la semana pasada, 600 personas hospitalizadas en estado grave y más de 150 muertos sólo en esa semana.

El 30 de julio comenzó a administrar una tercera dosis de la vacuna de Pfizer/BioNtech a los mayores de 60 años, y se convirtió en el primer país en hacerlo. El jueves amplió la elegibilidad a los mayores de 40 años cuya segunda dosis se haya administrado al menos 5 meses antes. Las autoridades barajban reducir la edad y este martes anunciaron que la franja ahora es para mayores de 30.

En los últimos diez días, los contagios están descendiendo entre los mayores de 60 años. Más de un millón de ellos ya han recibido una tercera dosis de la vacuna, según datos del Ministerio de Sanidad israelí y científicos entrevistados por la agencia de noticias Reuters.

La tasa de propagación de la enfermedad entre las personas vacunadas de 60 años o más -conocida como tasa de reproducción- comenzó a descender de forma constante en torno al 13 de agosto y se ha situado por debajo de 1, lo que indica que cada persona infectada está transmitiendo el virus a menos de una persona. Una tasa de reproducción inferior a 1 significa que el brote está disminuyendo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook posts

[custom-facebook-feed]
El Canal de Nuestra Identidad

EL CANAL DE NUESTRA IDENTIDAD

Somos una Compañía Televisora, que inició sus transmisiones el 12 de Marzo del año 2004,en la ciudad de El Progreso, en el departamento de Yoro, Honduras.

Su fundador y Gerente General el empresario Juan Antonio Bendeck junto a su familia, al ver la respuesta positiva y el apoyo recibido por parte de los pobladores de aquella ciudad, deciden ampliar su proyecto y logran que en el mes de Mayo del mismo año, la empresa estatal CONATEL, les otorgue la Licencia formal para operar el Canal 48 con señal de televisión abierta y con una cobertura mayor para la región del Valle de Sula.