En las reformas, el Partido Nacional y el Partido Liberal acordaron apoyar al Partido Salvador de Honduras (PSH), para que sea representado en los entes electorales.

Dentro del paquete de reformas electorales a aprobar previo a las próximas elecciones en 2025, los diputados del Congreso Nacional deberán analizar la modificación de varios artículos constitucionales, para ello deberán ser realizados a más tardar en enero de 2023.

Respecto a las reformas a los artículos constitucionales, se contempla la implementación de la segunda vuelta electoral, además del cambio de fecha de las elecciones a cargos populares como diputados y alcaldes en fechas alternas.

Asimismo, al finalizar el período de socialización de las reformas realizado por la Comisión de Asuntos Constitucionales del CN, los parlamentarios deberán someter a votación los cambios para que los mismos sean ratificados antes de la próxima legislatura.

“Por lo menos deben ser aprobadas las reformas antes de que inicie la siguiente legislatura, tendríamos aún hasta los primeros días de enero para hacerlo”, explicó Maribel Espinoza.

Ventajas y desventajas de la segunda vuelta

Desde finales del siglo 20 y durante lo que va del siglo 21 en Honduras viene privando el descontento hacia la clase política a tal extremo que los últimos gobernantes obtuvieron el poder con un bajo respaldo popular, cuyo impacto posteriormente se manifestó en gobiernos débiles.

Para evitar la llegada a la presidencia de políticos que en la elección no superan el 51 por ciento de total de los votos, la mayoría de los países de Latinoamérica han establecido como medida la segunda vuelta electoral o balotaje.

Solo apenas seis países, algunos con constantes síntomas de dictaduras, han preferido mantener su sistema electoral basado en la elección por simple mayoría.

Honduras está entre esos pocos países del continente donde una clase política muy calculadora muestra resistencia a la modernización y adecentamiento de los procesos electorales ya que esto significa arriesgar el poder obtenido a base de todo tipo de triquiñuelas y manipulaciones, irrespetando la voluntad de los electores y poniendo en riesgo la frágil democracia.

Para evitar que Honduras siga siendo gobernado por mandatarios que no gozan del respaldo de la mayoría, actualmente varios sectores de la sociedad exigen la aprobación de una serie de reformas políticas en las cuales se incluye la segunda vuelta electoral.

Sin embargo, este cambio se topaba con una férrea oposición del Partido Nacional con una administración muy debilitada tanto por el poco apoyo de la gente como por los constantes escándalos de corrupción en la administración pública y la vinculación de varios de sus líderes en el crimen organizado y narcotráfico.

Los expertos en temas políticos coindicen en que la segunda vuelta es un mecanismo para resolver la crisis de legitimidad en unas elecciones generales, da más fortaleza y confianza al proceso electoral y a los nuevos gobernantes.

Además, vendría a reducir la constante conflictividad sociopolítica. Otra de las ventajas es que Honduras pasaría a ser dirigida por gobiernos de integración.

El Partido Nacional mantenía un cierre de filas con el fin de evitar la aprobación de la segunda vuelta para los comicios electorales de noviembre de 2021.

Asimismo, planteaban que al continuarse con un sistema electoral obsoleto, manipulable y basado en la elección por simple mayoría, Honduras seguiría siendo regida por gobernantes sin apoyo de la ciudadanía, sus administraciones estarán marcadas por la inestabilidad social con un altos costos humano y económico.

Para el doctor Rolando Sierra, director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Honduras es uno de los países en América Latina donde se registran menores niveles de confianza principalmente en las elecciones generales y sus resultados, por lo que la aprobación de la segunda vuelta o el balotaje electoral es muy necesario para el país.

“Sabemos que los últimos procesos electorales los presidentes han ganado con porcentajes bastante bajos, no son más del 40 % del voto electoral. Esto significa que gobiernan prácticamente con bajos niveles de legitimidad, de apoyo de la ciudadanía y se generan entonces oposiciones y divisiones”, valoró.

De tal manera que el balotaje permitiría que el que gane las elecciones llegue con un mayor grado de respaldo ciudadano, de mayor legitimidad y por lo tanto esto podría ayudar a superar los problemas o crisis sociopolíticas que se tienen especialmente por el cuestionamiento de los resultados electorales, por un lado, y, otro, por los bajos niveles de porcentaje electoral con que los mandatarios llegan al poder, analizó Sierra.

A su criterio, Honduras urge de cambios electorales profundos, no solamente de reformas institucionales, sino sustanciales, es decir que apunten a mejorar la institucionalidad electoral, dotarla de más certidumbre, de mayor predictibilidad y confianza.

“Ya no puede seguirse repitiendo la historia como en los últimos años, donde después de cada proceso electoral se generan altos niveles de desconfianza, falta de aceptación de los resultados, esto genera demasiada inestabilidad y altos costos para el país”, sostuvo.

¿Qué es el balotaje?

El balotaje es un mecanismo para resolver en unas elecciones generales una crisis, un conflicto en el caso de que un candidato gane con un bajo resultado.

También permite que el candidato que gane, lo haga con más del 50 % del electorado, lo cual le da mayor legitimidad al proceso y a su gobierno.

Asimismo, facilita las alianzas y las unidades político- partidarias en el gobierno que son necesarias, expresó.

Entre las desventajas de la puesta en marcha de la segunda vuelta electoral, Sierra consideró que implica un costo económico más, porque es como volver a repetir un proceso electoral y también está el riesgo de que el mecanismo no esté lo suficientemente sólido o blindado para que pueda cumplir con sus fines.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook posts

Este mensaje solo es visible para los administradores.
Problema al mostrar las entradas de Facebook. Copia de seguridad de la caché en uso.
Haz clic para mostrar el error
Error: (#10) Para usar «Acceso al contenido público de la página», tu uso de este endpoint debe ser revisado y aprobado por Facebook.
El Canal de Nuestra Identidad

EL CANAL DE NUESTRA IDENTIDAD

Somos una Compañía Televisora, que inició sus transmisiones el 12 de Marzo del año 2004,en la ciudad de El Progreso, en el departamento de Yoro, Honduras.

Su fundador y Gerente General el empresario Juan Antonio Bendeck junto a su familia, al ver la respuesta positiva y el apoyo recibido por parte de los pobladores de aquella ciudad, deciden ampliar su proyecto y logran que en el mes de Mayo del mismo año, la empresa estatal CONATEL, les otorgue la Licencia formal para operar el Canal 48 con señal de televisión abierta y con una cobertura mayor para la región del Valle de Sula.