El cambio climático aumenta las condiciones para los incendios forestales en Honduras, donde este año han afectado a cerca de 15.000 hectáreas, poniendo en peligro el abastecimiento de agua para consumo humano y la actividad productiva, ha dicho un experto.

El presidente de la organización no gubernamental Monitoreo Forestal Independiente (MFI), Fausto Mejía, ha declarado en entrevista que los incendios han aumentado en Honduras por las altas temperatura y la sequía. Ha añadido que debido a la sequía que ha afectado al país centroamericano los últimos años los bosques están «bajo estrés y eso incide en los incendios forestales, porque los árboles están más susceptibles».

«Esto es un tema de derechos humanos y muy amplio porque el cambio climático está asociado a la falta de agua, la deforestación y los incendios forestales». La falta de agua afecta la producción de alimentos y baja calidad de vida de la población, incluso pone en peligro la vida de las personas, ha agregado.

La contaminación ambiental además ha incrementado las enfermedades respiratorias entre la población, mientras que otras personas presentan problemas en la vista, según fuentes de la Secretaría de Salud Pública. Un total de 14.911 hectáreas de bosques y pasto han sido afectadas en Honduras por 315 incendios registrados en lo que va de este año, según cifras del Instituto de Conservación Forestal (ICF).

El departamento de Francisco Morazán, donde se localiza Tegucigalpa, la capital del país, con 6.067 hectáreas afectadas por 192 incendios, es el que registra mayor cantidad de fuegos, señala el ICF, institución que continúa hoy las labores de combate de las llamas en el cerro El Cimarrón. Según cifras del ICF, citadas por Mejía, la restauración de una hectárea afectada por las llamas tiene un coste de 834 dólares (unos 766 euros).

Honduras. con gran capacidad hidrográfica. 

La destrucción del bosque también ha mermado el caudal de agua de muchas fuentes del territorio hondureño, que además figura en el mundo como uno de los más vulnerables ante los desastres naturales, según organismos internacionales. Mejía indica que «no es posible» que Tegucigalpa, la capital hondureña, no tenga agua potable cuando Honduras es uno de los países de Centroamérica «con mayor capacidad hidrográfica».

Comenta, además, que «es inconcebible» que el agua, por la que claman miles de capitalinos, llegue a algunos hogares cada ocho días, mientras que en otros sectores cada quince, veinte o más, según denuncias de pobladores. De acuerdo a un estudio divulgado en 2021 por Democracia Sin Fronteras, citado por el experto, el 17 % de los incendios se registraron en microcuencas, 30 % en regiones bajo planes de manejo y un 32 % en áreas de agricultura y ganadería, entre otras.

«Casi el 80 % del área donde suceden los incendios están identificadas, podemos tener incidencia (…), si podemos controlar las llamas en las microcuencas, vamos a favorecer la producción de agua y alimentos, y la vida misma, el derecho humano al ambiente sano, a todos los hondureños», detalla Mejía.

Prevenir y no combatir. 

Mejía lamenta que los esfuerzos de las distintas instituciones estatales estén orientados «al control y combate (de los incendios) y no a la prevención». «Se está trabajando mal, se gastan grandes esfuerzos, recursos, hay sacrificios hasta de vidas humanas y los resultados dan lo mismo, entonces hay que hacer un cambio para empezar a trabajar más en la prevención de los incendios forestales», subraya.

Asegura que el impacto de los incendios es «uno de los indicadores importantes de la débil gobernanza del sector forestal en Honduras». En el país es necesario tener «una mejor gobernanza, es decir, que las diferentes instituciones puedan organizarse mejor», para prevenir los incendios, ha manifestado. También es necesario garantizar la protección de las fuentes de agua, impulsar un programa de adaptación al cambio climático y construir «mini represas» en las microcuencas. La mayoría de los incendios «son provocados por descuido o negligencia» de las personas, destaca el presidente del MFI, quien pide a la población sumarse a la prevención de las llamas.

Catalina Torres Gámez

Ver todos los posts

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook posts

[custom-facebook-feed]
El Canal de Nuestra Identidad

EL CANAL DE NUESTRA IDENTIDAD

Somos una Compañía Televisora, que inició sus transmisiones el 12 de Marzo del año 2004,en la ciudad de El Progreso, en el departamento de Yoro, Honduras.

Su fundador y Gerente General el empresario Juan Antonio Bendeck junto a su familia, al ver la respuesta positiva y el apoyo recibido por parte de los pobladores de aquella ciudad, deciden ampliar su proyecto y logran que en el mes de Mayo del mismo año, la empresa estatal CONATEL, les otorgue la Licencia formal para operar el Canal 48 con señal de televisión abierta y con una cobertura mayor para la región del Valle de Sula.