Los cantantes puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee criticaron que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, haya versionado su éxito “Despacito” para hacer “propaganda” de la próxima elección de la Asamblea Constituyente.

“Mi música es para todos aquellos que quieran escucharla y disfrutarla, no para usarla como propaganda que intenta manipular la voluntad de un pueblo que está pidiendo a gritos su libertad y un mejor futuro”, aseguró Fonsi en un mensaje publicado en su cuenta de Instagram.

En un mensaje también en su cuenta de Instagram, Daddy Yankee dijo que Maduro se había apropiado “ilegalmente” de esta canción en una “burla” para el pueblo venezolano.

“Con ese nefasto plan de mercadeo, usted solo continuará poniendo en evidencia su ideal fascista, que ha matado a cientos de héroes y causado más de 2.000 heridos”, afirma el reguetonero puertorriqueño.