“El problema aparece cuando la mucosa que los recubre se inflama. Las aberturas paranasales resultan bloqueadas o se acumula demasiado moco, entonces, las bacterias y otros microorganismos pueden crecer más fácilmente”, explica el médico especialista en Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial.

Según indica, la sinusitis es debida principalmente a infecciones por virus, bacterias u hongos. Por ejemplo, un resfriado o la alergia pueden provocar la producción de demasiado moco o bloquear la abertura de los senos paranasales y, con ello, la proliferación de gérmenes.

También puede deberse a una alergia por exposición a irritantes ambientales, al humo del tabaco, a la polución ambiental, o por alguna malformación anatómica de la fosa nasal, como una desviación de tabique, por ejemplo.

Es un dolor que generalmente se siente como una pesadez, que aumenta con la movilización de la cabeza o al agacharla, además, dentro de la exploración médica duele al tocarla, hay determinados puntos dolorosos y representativos de dolor de sinusitis”, añade el doctor Poletti.

Cuidados para aliviar el molesto dolor

El especialista del Gregorio Marañón enumera las siguientes indicaciones para tratar y aliviar el dolor de la sinusitis:

– Empleo de antibióticos de alto espectro y que cubren los gérmenes habituales de una infección respiratoria alta; siempre prescritos por un especialista.

– Empleo de descongestionante nasal, asociado o no a un corticoides, siempre prescrito por un especialista.

– Irrigación con suero fisiológico, para generar arrastre y limpieza de la cavidad sanal.

– Para calmar el dolor, analgésicos.

– Beber mucho líquido.

– Emplear humidificadores.

– Intentar la prevención de cuadros catarrales alérgicos o virales.

El experto subraya que es importante hacer un tratamiento específico de los síntomas para evitar las “desdeñables complicaciones”, como aumento del dolor a estructuras adyacentes a las ya afectadas, como puede ser la zona del ojo, en la cavidad craneal o la meningitis.