El mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, aprovechó un viaje a Chicago, ciudad en la que es residente legal, para emitir su voto de manera adelantada a la candidata presidencial del Partido Demócrata, Hillary Clinton.

En medio de un viaje de fin de semana, el líder norteamericano aprovechó para acercarse a uno de los centros para votar por adelantado y, una vez alejado de la prensa, fue a la cabina de votación.
A pesar de que el voto es secreto, entre los presentes no hubo dudas de que Obama depositó un voto para Hillary Clinton, por quien viene haciendo campaña desde que ganó las internas de su partido, el Demócrata.
Fueron varios sus discurso en lo que se mostró en contra de que Donald Trump, candidato republicano, llegue a la Casa Blanca. Incluso Michelle Obama, primera dama, calificó al magnate inmobiliario de inmaduro.