Tras la suspensión de la ministra de Salud Roxana Araujo y la intervención de esa cartera del Estado, la funcionaria manifestó que no regresará a ocupar su cargo.

Araujo dijo en exclusiva que la próxima semana interpondrá la renuncia irrevocable de su cargo. “En este momento se habla de una intervención, pero a mí me caracteriza la honorabilidad y en ese sentido, la próxima semana interpondré la renuncia ante el presidente”, subrayó.

A criterio de la funcionaria, los viceministros son el problema para los secretarios de Estado porque generalmente “andan serruchándole el piso para ascender ellos a esos cargos, entonces en vez de tener colaboradores tienen personas que le quieran meter el puñal por la espalda y eso es imposible para cualquier ministro”.

Agregó que en esa cartera hay múltiples intereses, “desde el momento que hay compras amañadas, claro que hay grupos de poder atrás de mi separación del cargo y con ello no puedo competir”. En ese sentido dijo que la voluntad política debe preponderar sobre cualquier poder económico que se quiera tener en cuenta en una institución, porque “la corrupción se arraigó mucho” en la Secretaría de Salud.

En cuanto a la intervención de esa institución, manifestó que la labor de la comisión es la misma por la cual ella asumió su función, la cual es transparentar los procesos de compra “con los que se iniciaron y los que han causado mi separación del cargo”.

La ministra dijo que hay personas se ampararon en respaldos políticos y buscaron trabajo en la secretaría, “prácticamente han sido paracaidistas”. Añadió que tales personas no tienen responsabilidad moral para criticar a otras personas.

Para la ministra los problemas que aquejan a la institución no se resuelven en 30 días, sino que llevan largos procesos “si se trabajan con interés”.