Victoria’s Secret pone fin a su ‘show’ televisado

Victoria’s Secret pone fin a su ‘show’ televisado

89 views

Se acabó el show televisado de Victoria’s Secret. Les han cortado las alas. Uno de los espectáculos más promocionados (y más criticados) del universo de la moda no seguirá con su formato habitual, con música en directo y modelos desfilando con alas, según asegura la cadena CNBC, que ha tenido acceso a un comunicado de la empresa a sus trabajadores en el que se desvela la decisión.

Después de tanto derroche no le salen los números a la firma de lencería norteamericana. El año pasado tan solo 3,3 millones de espectadores siguieron el desfile, la más baja desde que el show se inauguró en 1995. Además, la firma nacida en 1977 y propiedad del grupo L Brand se enfrenta, con su ejército de modelos de medidas y cuerpos sujetos a unas medidas concretas, ya no parecen animar las ventas de bragas y sujetadores. Todo ello tiene que ver con el cambio sufrido en la sociedad y con fenómenos como el movimiento #MeToo. El año pasado producir el desfile costó más de 10 millones de euros, una cifra muy por encima de otras pasarelas de todo el mundo.

Les Wexner, CEO de L Brands (la casa matriz de Victoria’s Secret), ha asegurado que la televisión «ya no es el canal más adecuado» para este evento. «La intención es crear un nuevo estilo de show. La moda es un negocio de cambio. Debemos evolucionar y cambiar para crecer. Con esto en mente, hemos decidido repensar el tradicional desfile de Victoria’s Secret. Este año y de aquí en adelante nos centraremos en el desarrollo de contenido emocionante y dinámico y en un nuevo tipo de evento, que se difundirá entre nuestros clientes en otras plataformas pegadas a la actualidad», asegura el comunicado difundido por la CNBC.

El último desfile se grabó el pasado 8 de noviembre y se emitió en la televisión estadounidense un mes después. La audiencia en Estados Unidos, el país organizador, fue de 3,3 millones de espectadores, cuando el año anterior fue de cinco millones. En sus buenos años, eran 10 millones de personas en todo el mundo las que seguían el desfile en directo.

La negativa de su director de marketing, Ed Razek, de aceptar modelos transexuales y de tallas grandes sobre la pasarela fueron las últimas polémicas. De ahí que este año decidiera contratar como ángeles a modelos curvies como Barbara Palvin o la sevillana Lorena Durán.

About author

Your email address will not be published. Required fields are marked *